¿Qué es coaching?

Desde pequeña sentí una profunda curiosidad por aquellas personas que, en mi entorno cercano se dedicaban a ayudar a los demás. Esta curiosidad me lleva a interesarme de forma más directa por sus actividades y me preguntaba qué tenían ellos que me aportaba tanto a mí y a los demás. Fue entonces cuando quise buscar mas allá de lo que yo misma podía ver y apreciar en ese momento.

Esta búsqueda me lleva a indagar en un mundo todavía desconocido y que intuía ser algo, una actitud de ver y vivir la vida, quizás con mayor intensidad y plenitud, a una búsqueda personal y espiritual en diversos países como Irlanda e Italia, donde tuve ocasión de recibir una formación más profunda centrada en el área de Humanidades y Ciencias de la Educación, cursos y sesiones personales de asesoría y desarrollo personal.

Posteriormente trabajé en centros educativos de Madrid y Barcelona, como formadora y asesora personal de adolescentes y jóvenes. Aquí empezaba a ver los beneficios que reporta el trabajo personalizado; generaba desarrollo personal, mayor autoestima.

Una vez completada esta etapa en mi formación y experiencia en España, quise reexaminar mis objetivos, seguir formándome a un mayor nivel y de optar por experiencias más ricas y profundas en un entorno cultural mucho más diverso, Estados Unidos. Me establecí en Pasadena, California y en este afán por conquistar mis objetivos propuestos, me dedique a viajar por gran parte del país e implantar programas dirigidos al desarrollo integral del adolescente y joven, en todas sus dimensiones personales.

Este proyecto me llevó a recorrer 8 estados del Oeste y parte de Canadá durante 5 años. Fue un gran reto personal, me exigió poner en juego habilidades propias, formación adquirida, recursos propios y de otras personas para programar, gestionar y dirigir los 15 campamentos de verano para jóvenes salpicados por la costa oeste y, la posterior implantación de dichos programas en las ciudades más importantes.

Crecí en experiencia, sentí dar pasos de gigante en el conocimiento y profundización de lo que es la persona y experimenté lo grande, lo sublime que es poder ayudar a moldear la materia prima que somos y a veces, las más de las veces, ni nos percatamos de ello. Me di cuenta de la gran responsabilidad que conlleva ser formadora y asesora de una persona, la influencia que podía ejercer en los que se confiaban a mí.

Se me presentó la oportunidad de saltar al otro lado del país, trabajar en la costa este de EEUU, donde permanecí 3 años más. Recibí cursos en Administración de Personal en Centros Educativos en Nueva York, completé mi formación con cursos en relaciones públicas y etiqueta y me enfoqué esta vez en alumnos y profesores de Harvard, Yale, Brown University. Impartí seminarios de liderazgo y gestión de personal.

Cuando llegó el momento de volver a Madrid, supe que había logrado dar una dimensión más profunda a mi vida y al entrar en contacto con tanta gente y tan variada desarrollé elementos importantes, por no decir esenciales, de la comunicación como la empatía, la percepción, la intuición, la escucha basada en el respeto, la lectura de un lenguaje que tal vez no se habla y a la vez dice tanto, el lenguaje corporal.

Para completar mi visión, creí interesante al llegar a Madrid zambullirme en el mundo de la empresa y conocer la situación de mi entorno. Estudié Interpretación Simultánea y comencé siendo intérprete-acompañante de personalidades internacionales invitadas por la Fundación Carolina, AECI (Agencia de Cooperación Española), seguí mi inmersión con el mundo de la banca (Banco Santander, Citigroup), instituciones educativas (Universidad Francisco de Vitoria), de la empresa y del derecho (Clifford Chance Abogados).

En un inicio pensé que me alejaba de mi objetivo inicial; trabajar directamente con la persona, pero lejos de ello, me ha dado una perspectiva más amplia, un conocimiento de primera mano, de las realidades y el entorno del día a día donde se mueven las personas.

Ahora me siento con todas herramientas para levantar Sapiencia Coaching Dimensional, que considero como la perla más preciosa, mi práctica del coaching. Un privilegio combinar todos los elementos que he ido acumulando en mi trayectoria personal y profesional poniéndolos al servicio de lo que considero más valioso, la persona.